Quantcast
música
Buscador

Página de Rabiosactualida

Sin avatar

Rabiosactualida

36 años, Málaga (España)

Añadir a Rabiosactualida a mis amigos

Contactar con Rabiosactualida

Posición Coveralia

Histórico:

150276

Mensual:

108367

Puntos

Histórico:

0

Mensual:

0

Mis colaboraciones

Sobre mi:

Rabiosactualida todavía no ha escrito información en esta sección

Mis fotos

Artistas/grupos favoritos de Rabiosactualida

Este usuario no ha añadido todavía artistas/grupos a su lista de favoritos

Discos favoritos de Rabiosactualida

Este usuario no ha añadido todavía discos a su lista de favoritos

Comentarios de Rabiosactualida

  • Disco

    Enviado el 21-09-2009

    Aunque su voz ya no es tan clara y cristalina como la de antaño, sigue conservando toda su magia y ángel. Y ese nuevo matiz, medio áspero y un tanto desgarrado, le han dado una madurez que, donde antes te envolvía y levitaba, ahora te alcanza de lleno en el corazón por la vía directa, antes con intuición de bagaje vivido que con alardes de esplendorosa grandeza. La misma estrella, pero venida al mundo de los mortales. Esto es, más cercana. Con un tono más cercano al R&B del “My Love Is Your Love” (1998) que al pop de “Whitney” (1987) – escúchese “Call You Tonight” –, pero sin llegar a la calidad de los álbumes mencionados, el disco, a medio camino entre la mejor Whitney clásica (su “I Didn't Know My Own Strength” es lo mejor del álbum) y la Whitney moderna que no quiere desentonar (“Like I Never Left”), resulta un tanto irregular, con un par de temas espectaculares (“I Look To You”), otros más que buenos (su versión del clásico “A Song For You”), algún que otro camino muy interesante abierto (“Nothin' But Love”), varios que no desentonan (“Million Dollar Bill”) y unos cuantos mediocres (su “Worth It” o “For The Lovers”), que no convierten a “I Look To You” en lo mejor de su carrera, pero se mantiene igual de digno que todos los trabajos anteriores, que ya es mucho decir en los tiempos que corren.

  • Disco

    Enviado el 16-09-2006

    Siempre he creído que Celine Dion era una cantante a la que había que conocer por canciones y no por álbumes. Y la razón no es otra que la mediocridad comercial en la que se fundamentan la mayoría de sus álbumes, tal vez debido al momento de regresión que vive la música contemporánea en particular, lo que ha desaprovechado a dos de las más grandes cualidades de la Dion que la han entronizado merecidamente entre las más grandes damas de la música. Éstas son: la gran capacidad vocal que posee, con el amplio repertorio de matices a los que es capaz de llegar sin esforzar la voz, y el carisma sensual con el que interpreta cada tema sin dejar de ser nunca elegante y exquisita, sin perjuicio de que los temas, realmente, no estén a su altura. Quizá, si hubiese nacido en otra época, se hubiera hecho con un bagaje musical tan impresionante como el que pueden tener otras damas también geniales como lo son Barbra Streisand o Judy Garland. Salvando algunos álbumes melódicos del comienzo de su carrera (sobre todos los de lengua francesa) y éste “Let’s Talk About Love”, que cierra su primera etapa de baladista frente a una de comercialidad en la que ahora se encuentra, en los demás apenas destaca algo más que el tema radiado y su prodigiosa voz. Con todo ello, no es de extrañar que éste álbum cayese como bola de fuego entre todos los fans de la diva al tratarse, sin lugar a dudas, de un gran trabajo y, seguramente, del mejor que haya hecho hasta la fecha. No obstante, la buena crítica y un par de Grammy’s lo corroboran. La calidad se centra en, más que adornar, ensalzar la espléndida voz de Celine con unos temas que navegan entre lo bueno y lo genial, aun sin dejar de lado la balada rock-pop. Así, encontramos temas escritos por Carole King (un impresionante “The Reason” producido por George Martin), Bryan Adams (el góspel de “Let’s Talk About Love”), Bee Gees (un verdaderamente inmortal “Inmortallity”), Diana King (un rítmico “Treat Her Like A Lady”) o un par de temas de un menos conocido, que no menos interesante, Corey Hart (“Miles To Go” y “Where Is The Love?”). Y por si todo ello no era suficiente, mención especial al resto: el oscarizado último gran clásico de la música norteamericana (magistral partitura de James Jorner para el tema central de la película “Titanic”, “My Heart Will Go On”), una más que correcta versión del clásico de Leo Sayer (“When I Need You”) y dos duetos magistrales en bellas canciones con Luciano Pavarotti (el tema con aire clásico “I Hate You Then I Love You”) y con Barbra Streisand (mi preferido, “Tell Him”, donde una madre aconseja a su hija que le pregunta acerca de su primer amor). Otros tres temas que sobresalen lo son el castellano de “Amar Haciendo El Amor”, un tanto perdido entre dos grandes temas, el enérgico “Us” y un “Be The Man” cuya versión en japonés se ha radiado más que la presente. “Let’s Talk About Love”, un gran broche de oro a una etapa baladista de su carrera y el álbum en el que se fundamenta la carrera interesante de Celine Dion. Esperemos que en los sucesores la aprovechen mejor para beneficio de ella y de los que la adoramos.

  • Disco

    Gold de Noa

    Enviado el 20-07-2006

    Cuando Ajinoam Nini, alias Noa, visitó España a mediados de los noventa quedó prendada de él. En principio, una chica judía nacida israelí, de orígenes yemenitas y educada en Norteamérica, poco tenía que ver con nuestro país. Y es tal vez de esa lejanía de pareceres y culturas por las que una mujer tan tolerante y abierta a nuevos y diferentes sentimientos como lo parece ser Noa, puede ser el motivo por el que conectó con todas las variables y variantes que esta tierra le ofrece y reporta. Como agradecimiento a esa “pasión secreta”, con la que ella se refiere al sentimiento, nació esta recopilación dedicada en exclusiva por y para su público español. “Ojalá dure nuestro amor muchos años más”, dice. La selección, explica ella y su marido Gil Dor, co-autor y productor de las canciones, intenta sacar los temas más aclamados por su público extraídos de sus discos internacionales (“Noa”, 1994; “Calling”, 1996; “Blue Touches Blue”, 2000; “Now”, 2000). Así, el álbum bebe de las características de sus anteriores discos, como su interesante afán por cantarle al amor tolerante, a la paz en el mundo, a la esperanza por un mundo mejor mediante la conexión humana o al ser humano, en general, y a sus emociones, en particular, como eje central de su música sin pretender ni buscar dogmatismos de ningún tipo. Siempre desde la humilde posición de una chica que quiere saber y no entiende muchas cosas que le rodean. La temática espiritual e intimista, reflejada en las composiciones poco sobrecargadas y en su bellísima voz cristalina a punto de quebrarse, hacen el resto. Los temas, a destacar “Wildflower”, “Now Forget”, “Child Of Man”, “I Don't Know” o “We”, son un buen ejemplo de todo ello. Por otra parte, su personal revisión de las joyas musicales “Eye In The Sky” de Alan Parsons Proyect o del “Ave Maria” de Shubert; así como las colaboraciones sencillas y magistrales, directas al corazón con Joan Manuel Serrat (“Es Caprichoso El Azar”) o Carlos Núñez (“A Lavandeira Da Noite”), convierten a “Gold” en una delicia para los oídos y un regalo para el alma. Y sin dejar de lado su fluida capacidad para cantar en inglés (“If I Give You Everything”), francés (“Babel”), hebreo (“Mishaela”), castellano (“Uno Queriendo Ser Dos” u “Otra Vez”) y gallego, será siempre aquella voz que puso en pie al corazón de medio mundo al interpretar el cantable de la película “La Vida Es Bella” (Roberto Benigni, 1998). Magia espiritual que levita. Dulzura ingenuidad que abandera esperanza. Sensible sentimiento a flor de piel.

  • Disco

    Enviado el 17-07-2006

    Que es malagueña... de Huelín. Humildes orígenes, pescaíto frito, cante en el alma, genio y figura. Bonita canción.

  • Disco

    Enviado el 28-06-2006

    Tras los exitosos "19 días y 500 noches" y "Dímelo en la calle". Tras el infarto y el cambio de actitud. Tras una fuerte depresión y nuestra incertidumbre coronada por la preocupación. Tras todo ello, saca Sabina y sus amigos de toda la vida (Pancho Varona, Antonio García de Diego) este "Alivio de luto". Que, en palabras del maestro, "es lo que hacen las mujeres viudas que, después de un largo periodo de encierro en sí mismas por la pérdida del ser amado, empiezan a poner un poco de color a sus labios, hasta que, poco a poco, regresan a los colores de la vida". Idea ésta que, sin duda, viene a certificar el contenido del álbum. Porque de hablar de los rasgos del mismo, no se podrá decir más que resulta, tal vez, el disco más personal e íntimo que haya publicado Joaquín. Volviendo un tanto en este retroceso nostálgico acuciado por la depresión para recoger las fuerzas desde donde no las hay para volver a nacer, se puede decir que afecta a "Alivio de luto" no solo en lo más palpable, la apuesta por sus orígenes más rockeros, sino en el espíritu e inspiración que brotan de la soledad y la amargura. No hay más que escuchar "Nube negra" y "Contrabando" para darse cuenta de ello. Sin perjuicio, y en perfecta simbiosis, de gozar de influencias tales como la del mejicano Reyli Barba (co-escribió con Sabina "Seis tequilas") o Leonard Cohen (de quien versiona su crítica a las guerras y a la política estadounidense, rebautizada aquí como "Pie de guerra"). Con la voz más nítida y pura que nunca, lejos de alharacas o sobreproducciones, lanza al mercado una parte de sí mismo, lo que termina por repercutir en el resultado, ya que, mientras se trata de su disco más oscuro y menos comercial; por el otro, sin embargo, es lo más propio y personal que ha hecho hasta ahora musicalmente. Tarea ya harto difícil ésta, por cierto, en el sentido que se le hace menos irónico y socarrón que de costumbre en beneficio de la poesía sobria, el sentimiento íntimo o los arreglos poco sobrecargados. Caracteres éstos que, por cierto, siempre nos ofrecía en sus anteriores trabajos y que destacan aquí de manera notable en sus "Pájaros de Portugal", "Mater España" o en esa delicia llamada "¡Ay! Rocío". En definitiva, un canto a la luz desde las sombras, al amor desde la soledad, al tanto y al tan poco que hay en la misma vez. Al coraje por renacer y seguir caminado cuando todo parece desmoronarse a nuestro alrededor. Humanidad contenida desde los aferrados dientes. La vida que brota tras y durante la muerte. Y es que si no se entendió el álbum, es que no se conoce el universo de Sabina. No te nos mueras nunca, Juaquinito.

Ver 8 más comentarios

Muro de Rabiosactualida

Para escribir un mensaje en el Muro de Rabiosactualida, debes estar registrado.

Amigos de Rabiosactualida

¡ Invita a amigos a unirse !

Lista de amig@s vacía